domingo, 21 de diciembre de 2008

El otro peligro de hacer slowplay

Probablemente hayas escuchado el argumento estándar que todo el mundo utiliza para no jugar lento: Es peligroso. porque cuando juegas lento, le das a un oponente la oportunidad de conseguir una jugada mucho mejor a un coste mínimo. Esto es absolutamente cierto. Pero hay otro motivo para jugar fuerte tus mejores manos y de esta no se habla tan a menudo. Un slowplay puede darle a tu oponente la oportunidad de escaparse de una mano de forma más barata que si la jugases metiendo desde el principio. Piensa en el ejemplo siguiente:



Estás en últimas posiciones en una partida de cash de No Limit. Un jugador sube en primeras posiciones. Miras tus cartas y ves una pareja de ochos, decidiéndote a pagar. El flop es absolutamente perfecto: [jcard] [qh] [8h] [2d] . Has enganchado tu trío y, con la dama ahí fuera, hay posibilidades de que tu contrincante lleve algo bueno, quizás AQ, pareja de reyes o de ases. Él te apuesta en el flop.

Muchos jugadores se limitarían a pagar en esta situación, esperando que su oponente vuelva a apostar en el turn. Pero una subida normalmente será la mejor opción. Si sólo pagas te arriesgas a ver un corazón en la siguiente carta. No creo que debas estar especialmente preocupado porque un color gane a tu trío; podrías perder contra un color incluso aunque subieses. Sin embargo, tú sí que tienes que tener en cuenta el efecto que podría tener el tercer corazón sobre tu oponente. Perfectamente podría sospechar que fueras tú quien lleva el proyecto de color y que no estuviera dispuesto a comprometer más dinero en esta mano, incluso aunque llevara ases.

De hecho, cualquier rey, jota, 10, 9 o una carta que encaje con lo que ya hay en la mesa podría provocar que tu oponente se lo pensara dos veces. Si apuesta en el turn y tu subes estás declarando que la cuarta carta te ha ayudado. En efecto, estás diciendo que el flop te gustó lo suficiente como para pagar y que el turn mejoró tu mano de alguna manera. Estás anunciando que tu mano ganan a una pareja.

Así que el flop podría bien ser el único momento en el que tu oponente esté dispuesto a hacer un movimiento con su pareja. Si apuesta en el flop Q 8 2 y tu subes, es probable que piense que estés semi-faroleando, subiendo con un proyecto de color. En ese punto, podría sentirse en la obligación de proteger su mano con una gran re-subida o quizás metiendo su caja. Cuando eso ocurra te llevarás un bote gigantesco.

Está bien que una subida en el flop no te lleve al efecto deseado. Podrías asustar a alguien que llevara jotas de mano o AK pero, de todas formas, no sacarías mucho más dinero de esas manos. Y si te enfrentas a un [ah] [jh] puede que pierdas un gran bote contra un color. Pero eso estará bien porque estarás invirtiendo tu dinero cuando lleves la mejor mano.

Por supuesto, hay algunas ocasiones en las que jugar lento es la mejor elección. Si consigues un póquer en el flop o algo como un full de damas, tendrás que darle a tu oponente la oportunidad de conseguir algo mejor en turn y river. Pero casi siempre la mejor opción es jugar fuerte en el flop. Podría ser tu única oportunidad de ganar un gran bote con una gran mano.

póquer online

No hay comentarios:

Poker Profesor 150$ gratis